Mapa

Mapa

Información

Co-financed by the European Union and the region of Central Bohemia

Společný regionální operační programEuropean UnionRegion of Cetral Bohemia

Navegación

Selección del idioma

  • Česky
  • English
  • Deutsch
  • En français
  • Italiano
  • Nederlands
  • Dansk
  • Español
  • Po polsku
  • Slovensky

Contenido

 Castillo Karlstejn 

Castillo gótico del siglo XIV fundado por el emperador Carlos IV para depositar las joyas imperiales de coronación y reliquias valiosas. Reformado en el estilo renacentista, en las postrimerías de los siglos XIX y XX reconstruido en el estilo purista. Los interiores históricos del Palacio imperial y las Torres marianas. La torre de pozo.
Karlstejn es el castillo checo más importante y uno de los símbolos del reino checo. Fue fundado por el rey checo y emperador del Imperio Santo de Roma, Carlos IV en el año 1348 en tres niveles de altura. El nivel más bajo lo ocuparon los espacios religiosos habitados por el emperador, su mujer y acompañamiento, representando “pueblo de terrícolas”. En el segundo nivel fue construida la Iglesia de Virgen María y con ella el pasillo estrecho que une la capilla privada de Carlos IV, consagrada a su patrona Santa Catarina que simbolizaron “lugar de purificación”. En el nivel más alto sobresalió la torre prismática con espacio sacra más profano – capilla de Santa Cruz demostrando “Jerusalén de cielo”. El castillo tuvo que ser originalmente el lugar de descanso de su fundador pero durante de su construcción que duró más de siete años, se cambió la idea de su uso y el castillo se convirtió finalmente en el lugar de depósito de joyas checas e imperiales de coronación y restos valiosos de los santos.
Durante el reinado de Carlos IV fue el castillo sobre todo la sede representativa, con distancia de un día montando al caballo de la capital de Praga, donde se reunían los representantes europeos de política de elite. Durante las guerras de los husitas Karlstejn Karlstejn fue la meta de los husitas luchadores. En el año 1422 la fortificación del castillo confirmó su calidad cuando le sitiaron sin éxito los praguenses. A finales del siglo XV se hicieron reconstrucciones en estilo gótico tardío cuando con la reconstrucción de la torre de iglesia cambió la silueta del castillo. En la época de Rodolfo II en los años 1578 – 97 se realizaron las renovaciones extensas y reconstrucciones en estilo renacentista. En el año 1625 el emperador Ferdinando II anuló el estatuto de Karlstejn y convirtió el castillo y su latifundio en dote de patrimonio de reinas checas que posteriormente la emperatriz María Teresa regaló al Instituto de hidalgas y éste trajo al castillo administración económica del latifundio. Ya a finales del siglo XVIII fue valorada la importancia histórica de Karlstejn y se decidió por la reconstrucción en estilo gótico puro que fue iniciada en el año 1887 y fue realizada bajo la supervisión del arquitecto Josef Mocker. Algunos edificios del castillo fueron derrumbados, otros nuevamente construidos y el castillo adquirió su actual aspecto y en el año 1901 fue abierto al público.
La dominante del castillo es la Gran torre prismática con Capilla de Santa Cruz, consagrada en la primavera del año 1357. Es el espacio más costoso y más representativo del castillo. Las bóvedas están decoradas con piedras semipreciosas en forma de cruces y único conjunto de 129 cuadros de placa, sobre todo del maestro Theodorik, presentando los retratos de los profanos más ideales y auténticas, de los papas santos y obispos, soberanos santos y maestros religiosos. Encima del altar hay un nicho cerrado por la verja de oro en el que fueron depositadas las insignias y reliquias de coronación de Roma. La bóveda representa el cielo de estrellas con luna, sol y cinco planetas conocidas en aquel entonces. Observación: Capilla de Santa Cruz abierta – necesario hacer la reserva con antelación.